BIBLIOTECA OLOF PALME

COLECCION OLOF PALME

Una tarde fresca y ventosa de febrero de 2014, recibí una llamada del maestro José León Sánchez, mediante la cual me invitaba a tomarme un café en su casa de habitación, cuando vivía en Calle Lobo, en las montañas de San Rafael de Heredia. La visita la hice a los pocos días y mi sorpresa al llegar fue encontrarme en el corredor de su casa, la gran banca rústica de madera desbordada de libros y libros, apilados de manera horizontal en el piso. Ahí, casi a la intemperie, expuestos al sereno de la noche y a las frecuentes lloviznas de las montañas del volcán Barva, que se colaban en el corredor, se encontraba lo que, presuntamente, fue la biblioteca de uno de los grandes hombres de la Europa de la última mitad del siglo XX.

Después de un breve saludo, pues no salía del asombro, le pregunté qué hacía ese montón de libros ahí. Sin ver títulos, sospeché que se trataba de su biblioteca, donde mantenía una colección de más de diez mil volúmenes, algunos de ellos, de su autoría, como "crucificados" en las paredes con largos clavos que los traspasaban. Al acercarme no vi nada que pudiera leer de manera inteligente. Fue entonces cuando me dijo que esos libros eran, probablemente, pasto para el fuego, pues no sabía qué hacer con ellos, si no aparecía alguien que quisiera llevárselos, pues él no tenía espacio en su casa ni en su biblioteca. Yo era el candidato que podría servir de protector para esta invaluable colección de libros. Pero no era cosa, nada más, de llevar un camión y cajas para empacarlos y llevarlos a mi casa. Había que pagar un peaje por ellos.

Una señora misteriosa, que había llegado a Costa Rica años atrás, procedente de París (?), trajo con ella esta colección de libros que, según ella, pertenecieron al político sueco Olof Palme. Ella compartió con Palme durante muchos años, le llegó a tener gran aprecio, tanto que quiso arrastrar con ella los libros que mantuvieron entretenido a su amigo del alma. Al trasladarse a Costa Rica, se instaló en una gran casa donde ubicó la biblioteca con toda clase de cuidados, y con una gran fotografía de Olof, en medio de la estancia. Sin embargo, su compañero, incómodo de la veneración que la señora le brindaba a Palme, la obligó, primero, a quitar la colección de la casa, razón por la cual la dulce señora debió empacar de nuevo los libros y llevarlos al sótano. Pero sus visitas frecuentes al sótano también llegaron a ser incómodas para el hombre y este le dijo que lo mejor era que se deshiciera de los libros, porque esa obsesión la estaba dañando.

Fue así como la señora entró en contacto con el autor de la "Isla de los hombres solos", "Tenochtitlán: la última batalla de los aztecas" y una treintena de libros más, para que le ayudara a colocar la biblioteca en algún lugar donde la pudieran apreciar.

Don José León Sánchez, entró en contacto con el director del Liceo Técnico Profesional de Carrizal, un distrito del cantón de Alajuela, a condición de retribuir con $700 dólares, que serían utilizados para proveer de calzado a niños de escasos recursos. Así fue como la biblioteca estuvo cerca de un año en esa institución de enseñanza media, hasta que un nuevo director, una vez que hubo revisado la colección, el espacio que ocupaba, el dinero que había que retribuir, pero, especialmente, que la mayoría de los títulos estaban en idioma sueco, decidió llevarlos a la casa del escritor en Calle Lobo.

Y aquí estaba yo, disfrutando de una taza de café con una gran compañía y, con el reto, de hacerme responsable de este gran tesoro. Pronto nos pusimos de acuerdo en relación con la retribución que había dar a cambio de la colección, así como para regresar tres días después para trasladar la colección a mi casa.

En el ínterin reacomodé mi estudio, compré estantes de metal, reubiqué mis libros y dispuse el mueble de biblioteca para la colección de Palme.

La colección es tan grande como que, si colocáramos todos los libros en un solo estante, ocuparía poco más de 20 metros de longitud. Pero lo más paradójico es que no he podido leer ni uno y solo he echado alguna ojeada a las enciclopedias que están en idioma inglés, pues, como decía más, la mayoría están en sueco.

¿Qué hace esta colección en Costa Rica y en Tacares de Grecia? La verdad es que nada...

Nada en las condiciones actuales. Sin embargo, hoy, seis años después de tener esta colección de libros y la fotografía de Olof colgando en la pared de mi estudio, he comprendido que el verdadero valor no está en los libros, sino en el espíritu que ellos representan, que no es otra cosa más que el espíritu de aquel gran ser humano sueco que creía en un mundo más solidario, en los derechos humanos, la paz y el desarrollo sostenible, conceptos con los que me he identificado a lo largo de mi vida y que me motivó, en 1995, a crear la Fundación para el Desarrollo en Equilibrio con el Medio Ambiente (FUNDEMA)[1].

Para honrar el espíritu de Palme y que sus ideales permanezcan activos en esta parte del mundo, donde se encuentra su biblioteca, se espera de organizaciones hermanas que fomenten los mismos principios y valores de Palme, la donación de CIEN MIL EUROS, a cambio de la colección de libros, que serán invertidos en infraestructura para la construcción de centros de salud y de educación, en las regiones más remotas de la Cordillera de Talamanca, donde viven grupos indígenas sin acceso a los servicios básicos de salud y educación.

He hecho fotografías, de toda la biblioteca, con la intención de que sus amigos o familiares intenten reconocer la colección o parte de ella para que puedan verificar si perteneció o no a Palme. De mi parte, por las referencias que tengo, estoy casi seguro que, efectivamente, perteneció al ilustre Olof Palme, premio de la Paz Albert Einstein.


[1] FUNDEMA se inspira en los acuerdos de la magna reunión mundial del Río de Janeiro (1992), en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente, que había tenido como antecedes la Comisión Bruntland (Comisión para el Medio Ambiente y Desarrollo), que era hermana de la Comisión Brandt (Comisión para los Asuntos de Desarrollo Internacional) y la Comisión Palme (Comisión Independiente para los Temas de Desarme y la Seguridad) que desarrolló el concepto de "seguridad común", todas auspiciadas por la Organización de las Naciones Unidas.

RESEÑA DE OLF PALME

Sven Olof Joachim Palme (Estocolmo, 30 de enero de 1927 - Ib., 28 de febrero de 1986) fue un político sueco. Ejerció como primer ministro de Suecia durante 10 años en dos etapas: desde 1969 hasta 1976, y de nuevo desde 1982 hasta su asesinato. Fue además líder del Partido Socialdemócrata Sueco (SAP) desde 1969 hasta 1986, y vicepresidente de la Internacional Socialista desde 1973.

Haga click sobre la imagen para más información de WIkIPEDIA